Frutas y Vegetales Contra el Asma

Frutas y Vegetales Contra el Asma… Hace algunos años, científicos estadounidenses se trasladaron a Arabia Saudita, para comparar la incidencia de niños asmáticos con los casos observados en grandes ciudades de Estados Unidos.

A continuación, Frutas y Vegetales Contra el Asma:

La dieta de los países orientales – en contraposición a los occidentales– suele ser rica en frutas y vegetales: de ahí que los investigadores se interesaran en Arabia Saudita y no en un país latinoamericano, por ejemplo.

Los resultados fueron realmente asombrosos: aun cuando en las metrópolis se controlaban los factores de mayor riesgo para los asmáticos, los casos de asma eran tres veces más frecuentes en los infantes estadounidenses.

¿Podría encontrarse la diferencia en el consumo de frutas y vegetales? Los investigadores suponen que sí: aparentemente, estos alimentos son capaces de mejorar la función del sistema inmunológico de los pequeños.

Sin embargo, múltiples vitaminas y fitoquímicos encontrados en las frutas y vegetales, actúan como antioxidantes, reduciendo el estrés al que se someten las vías respiratorias cuando el sistema inmune reacciona contra una bacteria o virus.

Por lo general, los niños no tienen problemas para comer frutas (de hecho, probablemente tu pequeño tenga incluso sus favoritas), pero con los vegetales el cuento es otro. No obstante, es muy importante que los vayas introduciendo en su dieta.

Para que sea un beneficio, el niño debe consumir tres porciones de vegetales por día. Para los más pequeños (entre 1 y 6 años), una porción equivale a una cucharada de vegetales por cada año que tengan. Los más grandes necesitan un poco más: una porción es una taza de vegetales.

Déjalo que escoja: Acompaña las comidas con dos vegetales diferentes y permite que tu hijo seleccione aquel que más le guste.

No exageres con los aderezos: Mientras más salsas le añadas a una ensalada, más posibilidades habrá de que el niño se tope con un sabor que no le guste. Un toquecito de aceite de oliva es lo recomendable, a menos que al niño le guste un aderezo en particular.

Muéstrale el lado dulce de los vegetales: Si los cocinas a la plancha o parrilla, algunos vegetales (como las zanahorias o espárragos, por ejemplo) adquieren un sabor dulce que los hace más atractivos para los pequeños.

 

Deja tu comentario

Debes de estar firmado Firmado como para comentar el post.