Tipos de dietas terapéuticas

1. Dietoterapia

Dietoterapia: es la aplicación del arte de la nutrición a los problemas de la alimentación. La dietoterapia se basa en modificaciones de la alimentación habitual que respondan a las necesidades de cada enfermo.

2. Dietas terapéuticas

Dietas terapéuticas: son aquellas dietas que se necesitan para el tratamiento de determinadas enfermedades y que sirven para curarlas o compensarlas, a veces, como único tratamiento o como tratamiento combinado con otras medidas terapéuticas.

2.1. Características de una dieta

Una dieta no debe ser perjudicial.

Las modificaciones en los hábitos deben de ser prudentes.

La prescripción de la dieta ha de ser positiva. Se debe recomendar una ingesta adecuada pero no se debe elaborar una lista de prohibiciones.

3. Tipos de dietas según los nutrientes modificados

3.1. Dieta controlada en energía

Una dieta controlada en energía puede ser equilibrada

3.1.1. Indicaciones de la dieta controlada en energía

Reducción de peso

Aumento de peso

Normalización de la glucemia: en la diabetes 2 con obesidad

Insulinoterapia: dieta muy estable en energía

3.1.2. Etapas en la dieta controlada en energía

Determinar el aporte energético total y repartición de los nutrientes así como el fraccionamiento si es necesario (durante el día)

Elaborar el plan del régimen

Elaborar un menú “tipo”. Algo así como un menú patrón

3.1.3. Elaboración de la dieta

Se puede calcular diariamente el menú, o bien,

calcular por grupos de alimentos y sus equivalencias

3.2. Dieta controlada en (glúcidos)

En las dietas en las que se controlan los glúcidos, normalmente se excluyen los hidratos de carbono de absorción rápida

La cetogénesis (cetona) aparece cuando el aporte en hidratos de carbono es inferior a unos 80 g / día

3.2.1. Indicaciones de las dietas controladas en hidratos de carbono

Diabetes en todas sus formas (no en la diabetes insípida)

Intolerancia a la glucosa

Hipoglucemias:

diabetes…requerirá hidratos de carbono de absorción rápida

funcionales. Requerirá hidratos de carbono de absorción lenta

Obesidad. Restricción de hidratos de carbono de absorción rápida

Hipertrigliceridemia

Intolerancias y malabsorciones. Requerirán un control cualitativo

Caries dental? Hay personas predispuestas a padecerla

3.2.2. Elaboración de la dieta controlada en hidratos de carbono

Determinar la cantidad de hidratos de carbono y energía de la dieta

Intentar equilibrar al máximo los otros nutrientes

Hacer las modificaciones de los tipos de hidratos de carbono si es necesario

Distribuir la cantidad total para todo el día si la patología así lo requiere

3.3. Dietas controladas en proteínas

3.3.1. Dieta controlada en proteínas y energía

Si no hay suficiente energía proveniente del resto de la dieta, parte de las proteínas destinadas a otros fines se metabolizan en energía

3.3.1.1. Objetivos de las dietas ricas en proteínas y energía

Prevenir o corregir la malnutrición proteinoenergética que está ligada a una mortalidad y morbilidad elevadas

Mínimo proteico teórico: 0.8 gramos de proteínas / Kg de peso corporal (ideal)

3.3.1.2. Indicaciones de las dietas ricas en proteínas y energía

Malnutrición proteinoenergética

Politraumatismos

Problemas relacionados con la cirugía

Quemados: por la piel se pierde gran cantidad de proteínas, también necesitan gran cantidad de energía

Estados febriles y enfermedades infecciosas pues hay hipercatabolismo

Hipertiroidismo, produce hipercatabolismo

Algún cáncer: tumores cerebrales…

Síndrome de malabsorción: intestino corto…

Cualquier situación en la que convenga dar una suplementación

Si se come solamente carne, ésta se aprovechará para energía, en sustitución a la que le proporcionarían los hidratos de carbono.

3.3.1.3. Contraindicaciones de las dietas ricas en proteínas y energía

Hiperamoninemia congénita (aumento de NH3)

Encefalopatía hepática: mala metabolización de las proteínas

Aumento de la urea en sangre: por insuficiencia renal

3.3.1.4. Realización de la dieta rica en proteínas y energía

Aporte energético superior a 500 Kcal por encima de las necesidades teóricas. Realimentación progresiva para poder aprovechar las proteínas

Aporte proteico de 1.5 g / Kg / día

Relación Kcal / nitrógeno = 150 / 1 (hay 1 g de nitrógeno en 6.25 g de proteínas)

Ha través de un interrogatorio alimentario debe averiguarse el consumo habitual para aumentar la energía y las proteínas de forma paulatina. Deberá ser además una dieta de fácil digestión.

Enriquecimiento en proteínas: leche en polvo desnatada en la leche entera, clara de huevo en forma de merengue o triturada

3.3.2. Dieta pobre en proteínas

La dieta pobre en proteínas es una dieta en la que el aporte proteico se limita a menos de 50 g / día (para unos 60 Kg de peso corporal)

Es importante procurar que el 75% de las proteínas sea de alto valor biológico. A la práctica, será alrededor de un 60% porque se necesitaría retirar las proteínas de los alimentos vegetales. Entonces solamente cuando las dietas sean más pobres en proteínas utilizaremos alimentos glucídicos aproteicos (en forma de preparados farmacológicos)

Hay que suministrar suficiente cantidad de energía para minimizar el catabolismo proteico.

Será una dieta insuficiente en calcio, hierro y vitaminas del grupo B

3.3.2.1. Indicaciones de la dieta pobre en proteínas

Encefalopatía hepática: por ejemplo cirrosis hepática (requieren 5 – 10 g de proteínas / día aunque se les irá aumentando estas cantidades)

Pre-encefalopatía hepática: si se sospecha

Insuficiencia renal progresiva pero no cuando existen cálculos renales. Esta dieta solo se utiliza antes de la diálisis.

Enfermedad de Parkinson refractaria al tratamiento medicamentoso: cuando la vía de metabolización de las proteínas coincide con la del medicamento, se llevará una dieta pobre en proteínas durante el día (no nocturna)

3.4. Dietas controladas en lípidos

Las dietas controladas en lípidos (grasas) no son hipolipídicas necesariamente: hipercolesterolemia, hiperlipidemia

3.4.1. Dietas hipolipídicas

Las dietas hipolipídicas son dietas en las que todas las formas de lípidos de cadena larga están restringidas.

La restricción puede llegar hasta 10 g /día. La prescripción más habitual es de 45 g de ácidos grasos de cadena larga al día.

3.4.1.1. Indicaciones de las dietas hipolipídicas

Malabsorción de los lípidos: insuficiencia pancreática, resección ileal, enteritis rádica…

Problemas de transporte de lípidos por la vía linfática: linfoma, linfangiectasia intestinal…

Defecto de depuración de quilomicrones (dislipemia tipo I o tipo V)

Pancreatitis

Enfermedad de Refsum (enfermedad neurológica)

Otras intolerancias a las grasas: colecistitis, reflujo…

Deben controlarse siempre las heces (consistencia, esteatorrea…)

Las dietas hipolipídicas y las enfermedades que las requieren pueden provocar carencias pues son deficitarias en:

Vitaminas sobretodo liposolubles pero también del grupo B

minerales: calcio, magnesio y hierro

La dieta se adaptará al paciente según su tolerancia, la sintomatología y la evolución de la enfermedad.

3.4.1.1.1. Ventajas de la utilización de triglicéridos de cadena media (MCT)

Los triglicéridos de cadena media o MCT están compuestos por ácidos grasos de 8 a 10 C

Los MCT son más solubles que los LCT (triglicéridos formados por ácidos grasos de cadena larga)

Los MCT no necesitan apenas lipasa para su digestión

Los MCT no necesitan bilis

Los MCT son directamente absorbidos y pasan a la sangre

Los MCT no implican la formación de quilomicrones

Los MCT proporcionan 8.3 Kcal / gramo

Existen leches desnatadas con adición de MCT aunque tienen mal sabor y no proporcionan los ácidos grasos esenciales.

3.5. Dietas modificadas en Na, hiposódicas

Existe un gran volumen de enfermos que necesitan dietas hiposódicas. Son bastante difíciles de seguir en muchas culturas.

En la alimentación normal se aportan entre 10 y 15 g de sal al día que corresponden a 3900 – 5900 mg de sodio al día (sabiendo que la equivalencia es de 390 mg de sodio por cada gramo de sal)

El sodio alimentario proviene de dos fuentes:

Sal de adición (NaCl)

Sodio (Na) de constitución

No existe, por lo tanto, una dieta asódica.

3.5.1. Bases fisiopatológicas de las dietas hiposódicas

La restricción de sodio (Na) tiende a negativizar el balance sódico.

Los edemas aumentan o disminuyen en función del balance sódico (no, por ejemplo, en los edemas por desnutrición)

Por cada 140 mEq de Na no excretado se retiene 1 litro de agua.

La dieta hiposódica es la base del tratamiento dietético de la hipertensión arterial. Pero en la hipertensión arterial no hay hipervolemia.

3.5.2. Indicaciones de la dieta hiposódica

Cardiopatías

insuficiencia cardíaca

infarto de miocardio (fase aguda)

angina de pecho

Afecciones renales

glomerulonefritis edematógena

síndrome nefrótico

insuficiencia renal crónica (IRC). No en nefropatía intersticial

insuficiencia renal aguda. Durante la fase oligúrica

hemodiálisis. Requerirá una restricción más leve

trasplantes, si existe corticoterapia

Afecciones hepáticas. Ascitis (retención de líquidos en la zona abdominal) y edemas

Corticoterapia prolongada

Cirugía cardíaca (postoperatorio)

Hipertensión arterial

3.5.3. Contraindicaciones de las dietas hiposódicas

Embarazo: solo si había una patología que requería una dieta hiposódica anteriormente

ileostomías (con vertido al exterior) pues la reabsorción de líquidos se lleva a cabo en el colon.

Terapia con litio

Nefropatías con pérdida de sodio

Situaciones con pérdidas de sodio

La dieta hiposódica no se justifica en la obesidad

3.5.4. Clasificación de las dietas hiposódicas

3.5.4.1. Dieta hiposódica estándar

1500 – 200 mg Na / día

excluimos la sal de adición

excluimos los alimentos que vienen con sal añadida (embutidos, quesos). Se permiten el pan normal (contiene sal de adición) y un poco de jamón

si la dieta calculada es insuficiente en sodio (por ejemplo 500 mg), completaremos la ingesta con comprimidos farmacológicos.

3.5.4.2. Dieta hiposódica estricta

600 – 1000 mg Na / día

exclusión de la sal de adición

exclusión de los alimentos con sal de adición

3.5.4.3. Dieta hiposódica severa

200 – 400 mg Na / día

no se utiliza habitualmente

utilizada solamente cuando el grado de restricción es muy alto. Hay peligro de desequilibrios.

3.5.4.4. Dieta de Kempner

arroz, fruta y zumos

proporciona 200 mg de Na al día y 20 g de proteínas

3.5.5. Recomendaciones generales en las dietas hiposódicas

Buena presentación: colores, texturas…

Cocciones adecuadas: las cocciones al vapor concentran el sabor

Utilización de condimentos

Utilización de aceite de sabor potente, vinagres…

En caso de utilizarse productos dietéticos, debe cuantificarse el contenido

No se aconseja la utilización de “sal de régimen” pues el potasio (K) propicia la excreción de Na pero es muy peligroso en caso de enfermos renales

Una dieta demasiado permisiva puede ser ineficaz

Una dieta demasiado estricta puede provocar anorexia

3.6. Dietas controladas en potasio. Dietas ricas en potasio

3.6.1. Objetivos de las dietas ricas en potasio

Prevenir la depleción de potasio del organismo mediante una dieta que proporcione de 5 a 6.5 g de potasio / día

La aportación habitual de potasio (K) en una dieta adecuada es de 1.5 a 3.5 g K / día

Requerimientos mínimos diarios: 1600 – 2000 mg K / día. Si 1 mEq = 39 mg K, entonces 40 -50 mEq K / día

Concentración de Potasio en plasma: 3.8 – 5 mEq / l

Si la concentración de potasio en plasma es <3.8 mEq K / l entonces se habla de hipopotasemia.

Si la concentración de potasio en plasma es >5 mEq K / l entonces se habla de hiperpotasemia.

3.6.2. Indicaciones de la dieta rica en potasio

Personas con hipopotasemia o con riesgo de sufrirla (por ejemplo en la anorexia) debido a:

dieta muy pobre en potasio

abuso prolongado de diuréticos

abuso de laxantes tratamiento con glucocorticoides

pérdidas digestivas: diarreas…en ancianos y en bebés

La dieta rica en potasio se recomienda en la hipertensión arterial

3.6.3. Contraindicaciones de la dieta rica en potasio

Hiperpotasemia: normalmente por falta de excreción de K+, insuficiencia renal (con oliguria)

Insuficiencia renal aguda

Insuficiencia renal crónica con oliguria

Utilización de algunos diuréticos que vienen suplementados con potasio, también existen otros diuréticos que retienen potasio

Terapia con ciclosporina en los trasplantados. No se les darán suplementos de potasio

Interferencia con algún medicamento

Cirugía mayor, quemados…Si se da un exceso de potasio se eliminará por la orina con la consiguiente pérdida excesiva de agua.

 

 

 

Deja tu comentario

Debes de estar firmado Firmado como para comentar el post.